Header Ads

Cada hijo nos llena el corazón de amor y felicidad, pero cada nieto lo desborda de ternura.

Cada madre sabe que algún día sus hijos crecerán y que se irán de casa, que quizás las vidas cambiaran del uno para el otro.

Pero lo que jamas imaginan es que el ser que vendrá después cuando los hijos se casen, serán los que se quedaran para siempre en el corazón.